Mariano Rajoy le propina unas collejas a su hijo en público.     El presidente del gobierno de España ha protagonizado otro episodio del ridículo en su carrera